Pienso que toda serie de anime exitosa debe tener al menos un video juego, por suerte en Saint Seiya tenemos más de uno. Veamos a continuación los juegos de Saint Seiya que salieron hace varios años y que ahora son clásicos entre los coleccionistas.
Saint Seiya: Ōgon Densetsu (Saint Seiya: La leyenda dorada), salió en 1987 y es el primer juego oficial de Saint Seiya, principalmente muestra lo que es la primera saga de la serie. Durante el juego, que es al puro estilo de RPG/aventura, se podrá recorrer lugares y conocer los personajes uno por uno; Marin, Miho y Athena serán las consejeras al decirte a dónde ir y lo que se tiene que hacer.
seinto1
nes_saint_seiya_ougon_densetsu
Saint Seiya: Ōgon Densetsu Kanketsu Hen (Saint Seiya: La leyenda dorada, conclusión), el cual salió en 1988, siendo este el segundo juego en general es muy parecido al primero, en gráficos y jugabilidad. Aunque algo más sencillo que el juego anterior, sigue a un nivel bastante alto, con la diferencia de que abarca sólo los combates de las 12 del Santuario, presentando enfrentamientos con cada uno de los Caballeros de Oro siguiendo el guion de la serie. En este juego se puede escoger además de Seiya, a Hyōga, Shiryū o Shun para cada combate.
saintseiya-6
seinto-seiya-ougon-densetsu-kanketsu-henSaint Paradise ~ Saikyō no senshitachi (Paraiso de los santos ~ Los guerreros mas poderosos). Este juego salió para la consola Game Boy, el cual comienza desde la batalla galáctica y tus contrincantes irán desde Ikki hasta Poseidón. El modo de combate es al estilo de juegos RPG, con muchos niveles e ítems. En este juego se recorren pueblos y los escenarios del anime, casi la mayoría de personajes del juego aparecen, desde Gigas hasta Yiste.
GB_07
GB-DMG-S7J-01
Esos son los 3 juegos antiguos de Saint Seiya que en su tiempo causaron furor entre los fans. Actualmente cada uno se vende entre $50 a $100, siendo el de Game Boy el más difícil de conseguir.
Me despido dejandoles un video promocional del juego  Saint Seiya: Ōgon Densetsu Kanketsu Hen.
Eso es todo Caballeros de Athena, me despido..
¡Nos leemos pronto!