Buscador de Noticias LC en el Blog!

jueves, 21 de enero de 2010

Lost Canvas Resumen 95, Medio de escape

95.- MEDIO DE ESCAPE


La ilusión de Hades ha terminado con la vida de una parte del ejército de Athena. Dentro del castillo, Dohko y Tenma han unido fuerzas para derrotar al invencible y distante dios.

¡Una combinación mortal! ¿Tendrá efecto en Hades? ¡La fuerza del dios, la masacre de los caballeros!

Los meteoros y los dragones se han combinado en un espectacular ataque. Furioso por la insolencia, Alone no se ha inmutado ante las “insignificantes” técnicas que ¡no dicen mucho más de sus creadores! Ha bastado un simple movimiento con la espada para, no sólo detener los ataques, sino, para derrotar a los caballeros. El potente rayo de energía ha sacudido los cuerpos de Tenma y Dohko haciéndolos caer con brutalidad, derrotados, incluso Shion y Yuzuriha que se encontraban mucho más lejos han recibido parte del ataque, cayendo también. Esa es la abrumadora fuerza de Hades y los caballeros han sido masacrados en un abrir y cerrar de ojos, porque combatir contra un dios como él es sinónimo de caer al Reino de los Muertos…

Indefenso y derrotado, Shion mira a su enemigo desde el suelo. La impotencia ha ocupado el lugar de la incredulidad, en tan sólo un instante los derrotó, a todos… A comparación de ellos, su nivel es muy diferente y de seguir así, él los aniquilará y morirán en vano. Sin embargo… Pegaso no… no pueden dejar morir a aquel joven que posee una conexión con Hades, ¡de el alma del hombre que una vez consiguió herir el cuerpo de Hades en los tiempos mitológicos! Poniendo una mano sobre el piso, el guerrero trata de ponerse en pie pero no lo consigue, sus fuerzas se encuentran al límite, parece que la última alternativa que les queda es escapar, pero ¿de nuevo? ¡Llegaron hasta allí y ahora…! …Pero de qué forma lo podrán conseguir… Deben encontrar una oportunidad en la custodia de Hades para salir con vida porque, dado el estado en el que se encuentran, no resistirán un sólo ataque más. Un poco más adelante, su mejor amigo lo ha escuchado con atención. Dohko de Libra se ha puesto de pie y le ha contestado que esa oportunidad de la que habla… ¡él la creará!




La parte superior de la armadura de Libra ha caído al suelo dejando el tronco de Dohko al descubierto. Inmóvil en el suelo, Tenma ha visto los fragmentos dorados caer y se pregunta que estará tramando su maestro… su amigo. El aura dorada del cuerpo de Dohko ha comenzado a crecer, es el único del grupo que aún le quedan algo de fuerzas para luchar y ha decidido utilizarlas para crearles un medio de escape a los demás. La energía que recorre su cuerpo ha creado la figura de un tigre en su espalda, signo de que su poder ha alcanzado su tope. Sin voltear a despedirse, le pide ha Tenma que no sienta pena, ha pasado mucho tiempo desde que se conocieron y pareciera que sólo ha saboreado una inmensa tristeza. Ese es su destino como caballero de Pegaso y lo único que puede hacer por él es crearle un medio de escape… por eso, ¡él debe vivir!

El cosmos de Dohko está por todo lo alto, su propia energía lo ha envuelto y el aura de un enorme tigre ha aparecido detrás de él. Hades se ha mostrado indiferente pero aun así, no está dispuesto a dejarlos escapar. Lo único que tiene que hacer es derrotar a ese último obstáculo, que ni siquiera lleva su protección consigo… y podrá terminar con la vida de demás. El dios se ha lanzado con espada en mano para darle el golpe de gracia y terminar con ese estúpido juego de una buena vez. Pero la voluntad del guerrero ha disparado su poder y desde el cielo, un enorme dragón dorado ha aparecido. La nueva técnica de Libra: Rozan Ryuuhishou (Dragón volador) ha salido disparada hacia el enemigo desde las alturas. Alone ha elevado la espada para recibirlo, no le interesa su técnica, la cual le parece una distracción innecesaria y por eso lo eliminará en un instante. El enorme dragón ha abierto las fauces para atacarlo pero algo más ha salido desde su interior… ¡el ataque oculto de Libra!

En el último instante, el dragón se ha evaporado en un torbellino dejando al descubierto la lanza de Libra que ha atacado al dios estando a unos cuantos centímetros de él. El rostro de Alone se ha llenado de sorpresa mientras que los caballeros detrás, ven como el golpe ha surtido efecto, engañándolo. La lanza dorada se ha detenido a dos dedos de distancia del rostro de Hades, el poder no ha sido suficiente y el cosmos del dios lo ha protegido. Tomando el arma con sus manos, le comenta a Libra que su demostración ha sido extremadamente aburrida. Dohko se encuentra preparado para el resto puesto que su misión ha sido cumplida, el plan funcionó después de todo, estaban esperando ese breve instante para poder escapar… Shion, Yuzuriha y Tenma que se encontraban flotando cerca al techo del salón miran hacia su amigo, la tele transportación está lista para salvarlos. Tenma ha extendido su brazo para que Dohko los acompañe y después de un momento ha comprendido que eso no se dará. En ningún momento se ha volteado a despedirse, no quería que los demás se arrepintieran de su decisión, Dohko se ha quedado sólo y le ha ordenado a Shion, ¡que se vayan de una vez! Desesperado, Tenma trata de zafarse de la mano de Shion, le pide que espere… ¡Dohko aún sigue allí…! ¡No quiere… no puede irse sin él…! El rayo de luz los ha envuelto y están a punto de desaparecer. Dohko se ha dirigido a Temna por última vez y le ha dicho que no sabe qué tipo de recuerdo guarda del camino que lo llevó a convertirse en caballero pero debe saber que nunca, ni él ni esos días de arduo entrenamiento, fueron detestables y ese es último regalo que le puede ofrecer… a él… ¡a su entrañable hermano!

Los caballeros se han tele transportado con éxito al exterior del Castillo dejando a sólo a su salvador. Dohko está listo para luchar hasta el final. Con gran coraje, le menciona a Hades que aún no lo ha logrado y se lanza contra él. Alone lo ha observado divertido, al insolente… El duelo mortal ha reiniciado y ambos poderes han chocado en el medio del salón… En el cielo, al exterior, Shion ha continuado alejándose del Castillo, Tenma con lágrimas en los ojos no han bajado su brazo, aún con la esperanza de que Dohko los alcanzara y escapara con ellos. Se rehúsa creer lo que acaba de pasar, ¡es una mentira…! Que hasta él haya… Shion por su parte se ha quedado callado, pero las lágrimas en su rostro son un reflejo de su enorme tristeza. Por fin han logrado alejarse lo suficiente y se encuentran a salvo, pero a costa de la pérdida de su amigo. El llanto de Tenma en cambio, si ha sido potente y mirando hacia el castillo ha gritado con todas sus fuerzas el nombre de esa persona que le enseño todo… su maestro y su amigo.

El castillo de Hades ha comenzado a destruirse, Alone ha disuelto la barrera y alejado su cosmos del lugar. Al interior, en el salón, yace el cuerpo sin vida de Dohko, atravesado por la espada justo en el corazón. Alone se ha alejado de él tomando su espada cubierta de sangre, los demás lograron escapar frente a sus ojos pero no importa. El fin del mundo está cerca y ese enorme Castillo ya no le sirve más. Una enorme escalera hecha de luz ha aparecido en la cima de la construcción y Alone ha comenzado a subir por ella. No se lamenta de la destrucción detrás de él, más bien piensa que al menos servirá de tumba para esos miserables caballeros (Dohko, Hakurei y Soldados). Alone ha ascendido hacia el cielo subiendo por esas interminables escaleras. El mundo ha quedado detrás de él, ahora su Reino se sitúa dentro del Lost Canvas. Sonriendo, se despide de la Tierra porque ahora controlará todo desde los cielos.

¡El final del mundo está a un solo paso! ¡Hades hacia el Lost Canvas!

Lost Canvas Resumen 94, Regalo Mortal

94.- REGALO MORTAL


Shion y Yuzuriha han caído por el impresionante poder de Hades. Tenma y Dohko llegan a toda prisa para salvarlos. Al enterarse de la muer te de Hakurei, Tenma se dirige hacia Hades, pero…

¡La furia de Tenma es repelida, el ataque del cruel dios! La ansiedad crece, ¿cuál es el interés de Hades?

Los meteoros de Pegaso han sido reflejados en su contra, el poder de Alone se ha incrementado demasiado, se ha convertido en un dios inalcanzable. La armadura de bronce, que ya poseía algunas grietas por su pelea contra Oneios, ha sido parcialmente destruida. Una de las hombreras ha volado en mil pedazos mientras que las partes de los brazos han sido a mitad destruidos. El resto de la armadura se ha mantenido casi intacta pero con cuantiosas fisuras por todos lados. Pegaso ha caído a varios metros de distancia y se ha reincorporado de inmediato. El ataque ha sido importante, su cuerpo se ha llenado de heridas al instante y el cosmos oscuro del dios, le impide mover su cuerpo a voluntad. Dando un paso hacia el frente, Alone le comenta que la que están viviendo, es una Era mitológica en la que no existe ningún humano con el poder de lastimar su cuerpo. Pero, aún no terminará con él. Primero tendrá que castigarlo un poco antes de darle el golpe final.

Al extender uno de sus brazos, Hades ha creado una imagen encima de él, una visión que sale a la luz, donde el ejército de Athena se encuentra esperando ansiosamente que la barrera protectora sucumba para poder entrar al Castillo y atacar. Dohko, Shion y Yuzuriha se han quedado congelados en su lugar al ver la imagen, no se explican por qué Hades les está mostrando a su ejército… Todo lo que ven a través de la proyección está pasando en tiempo real, soldados y caballeros de bronce se preguntan cuáles son las órdenes del señor Sisyphus, otros conversando sobre que deben esperar la señal antes de poder atacar el Castillo. Algunos se encuentran sentados, otros caminando, ansiosos pero preparados para luchar. Tras la demisión de Serinsa, Saro y Teneo decidieron participar en el ataque del Castillo como soldados. Saben que será complicado pero serán fuertes y estarán bien porque el señor Aldebarán los estará protegiendo. Teneo le sonríe al pequeño, tratando de calmarlo, sabe muy bien que puede que no regresen con vida, sin embargo, peleará con todas sus fuerzas y ¡derrotará al menos a un espectro, porque se lo debe a él… a su maestro!

¡Ilusión! Los soldados que habían esperado un poco separados han visto como la energía ha abandonado el Castillo, lo que significaría que la barrera protectora por fin sucumbió. Y para confirmarlo, el Patriarca Sage se les ha aparecido para comunicarles que el momento de luchar ha llegado y que no deben preocuparse por nada más ahora, es el momento de seguir el plan e invadir el Castillo. Los caballeros de bronce y soldados se han reunido aclamando al Patriarca y poco después, han salido corriendo para cumplir con su misión. La trampa del Rey del Inframundo ha resultado tal cual lo había previsto. Han bastado con unos pasos para que la muerte los invada, todos los soldados han caído, muertos de repente, todos aquellos sin la protección de una armadura. Teneo ha logrado sobrevivir a duras penas, el único sobreviviente entre los soldados, y horrorizado ha visto a su alrededor como todos sus compañeros han perecido. A su lado, Saro lo ha mirado por última vez antes de cerrar los ojos. El dolor de la pérdida ha sido demasiado para él, de rodillas abrazando al pequeño… ha gritado con todas sus fuerzas la pérdida.

Dentro del Castillo, la proyección y la ilusión han terminado. Alone se ha reído con gran frialdad por el sufrimiento de los demás, ante la mirada perpleja de su ex amigo. Maltrecho y con pocas fuerzas, Tenma se ha lanzado al ataque hirviendo de furia. Complacido por su actitud, Alone le comenta que al parecer quedó satisfecho con “el primer acto”. El rostro de Tenma se ha desfigurado, de sus ojos parecieran brotar chispas, sólo queda un camino en su cabeza y ese es el de atacar, callarle la boca a su ex amigo y hacerlo trizas con sus manos. Su puño se ha convertido en un rayo de luz y su cosmos se ha elevado superando la restricción de sus movimientos. Alone le dice que es un sujeto sorprendente por recuperar el uso de su cuerpo pero él mismo ha sacado un as bajo la manga, esperándolo con ganas. La espada de Hades ha aparecido de la nada bloqueando su ataque y haciéndolo caer. Más fragmentos de su armadura se han desprendido e impotente, ha tratado de moverse pero ha sido inútil, está vez su cuerpo se encuentra en un estado crítico, pero si no hace nada pronto… morirá.

El dios le comenta que fue un interesante intento el de hace rato, pero que después de todo no es nada más que un humano. Acercándosele, esta vez de mal humor, le indica que la conexión que lleva con él… ¡finalizará de una vez por todas! La potencia de la espada ha salido disparada contra el guerrero derrotado, el filo se ha convertido en una luz y un golpe de metales chocando, ha resonado por todo el salón. Dohko se ha interpuesto entre ambos utilizando el escudo de Libra para protegerse. Este acto desesperado les ha salvado la vida pero la onda expansiva los ha hecho caer, el escudo se ha partido por la mitad cayendo al suelo con un ruido sordo y un hilo de sangre ha atravesado el rostro del caballero dorado. El momento de luchar juntos por fin ha llegado, maestro y discípulo unidos por la victoria. Sorprendido y a penas en pie, Tenma ha llamado su salvador pero este lo ha callado diciéndole con algo de gracia que siempre ha tenido el mal hábito de estar preocupando a los demás. Además, no le parece justo verlo morir frente a sus ojos por segunda ocasión…

Una pequeña luz de esperanza ha renacido, Pegaso le comenta con un tono suelto que no debe preocuparse porque no pensaba morir allí a lo que su maestro le responde con una risa cómplice. La espada aun se encuentra emitiendo pequeños rayos en la mano de Hades. La llegada de Libra le ha incomodado. No soporta verlos frente a él y por esa razón, los cortará. Es el momento de vivir o morir, la estrategia entre los guerreros es dictada por Dohko. La poderosa espada de Hades requiere de un intervalo de tiempo para poder ser agitada pero, ¡¡los ataques de ellos son más rápidos!! La única oportunidad que tienen se dará en el siguiente ataque de la espada. Alone quien los había estado ignorando, ha movido su espada hacia el lado para atacarlos y justo en ese momento, maestro y discípulo han unido sus poderes. Pegasus Ryu Sei Ken y Rozan Hyaku Ryuu Ha se han combinado eficientemente, dragones y meteoros como un solo, listos para derrotar al enemigo.

¡Explosión por la colaboración de las técnicas mortales de maestro y discípulo!

sábado, 9 de enero de 2010

Lost Canvas Resumen 93, Un dios distante

93.- UN DIOS DISTANTE


Hakurei ha derrotado a Hypnos con la ayuda de la tenacidad de los Guerreros de la anterior Guerra Santa pero en el momento en que se disponía a disolver la última barrera del castillo, Hades aparece de la nada tomando su vida.

¡La momentánea victoria de Hakurei en la batalla contra Hypnos oscurecida por el arribo de Hades! Hakurei muere al alcanzar su mayor deseo… ¡La esperanza entre el maestro y el alumno es demolida por la oscura sonrisa e Hades!

El cuerpo del maestro yace en el frio suelo del salón sobre el sello que contiene la última barrera protectora del Castillo. Hades se regocija ante la caída del guerrero. Todo ha sucedido demasiado rápido, Shion de Aries no ha podido asimilar la perdida, a pesar de haberlo presenciado, no ha logrado entender lo que ocurrió. Hasta hace un momento su maestro estaba peleando… llevando su vida al límite… ¡Y fue capaz de derrotar a un dios! Lo que acaba de ver no puede ser verdad, ¡es imposible! Ante la mirada fría y calculadora de Alone, Shion ha enloquecido, jamás se lo perdonará, ¡nunca! Por primera vez, el caballero de Aries ha perdido la razón y eleva su cosmos hasta su máximo nivel para atacar a su enemigo envuelto por la ira.

Su mejor ataque, Stardust Revolution, ha salido disparado con gran fuerza hacia el distante dios. Los rayos de luz estelar han salido directo hacia el enemigo sin causarle ningún daño, es más, ni siquiera son capaces de golpearlo, simplemente pasan a su costado como juegos de luz. Después de haberse divertido, Hades levanta su brazo creando un remolino en el que “los desechos estelares” se han evaporado bajo de su manga. Un incrédulo Shion ha detenido su ataque al ver como este no ha surtido ningún efecto. El tono tranquilo de Alone es el más peligroso de todos, su poder es incomparable y levantando su manga nuevamente, le ha regresado todo el poder al caballero quien lo ha recibido de lleno. Cada rayo lo ha golpeado y lo han hecho caer al suelo, con más heridas que antes. Por fin se ha dado cuenta de la diferencia entre sus poderes, ahora es diferente, el poder de Alone se he transformado en un indomable cosmos del color de la oscuridad, una presencia que provoca el terror. Diferente incluso de Hypnos. Desde la última vez que se encontraron con él… algo cambió. Ahora se ha convertido en un dios… ¡fuera de su alcance!

Totalmente derrotado, Shion se ha puesto en pie en medio de los escombros que dejo su aparatosa caída. Todo eso es abrumador, sabe que morirá y le pide perdón a su maestro, él, que hizo todo lo posible para preservar sus vidas… Pero justamente por eso no tiene derecho a rendirse, aún no, es por esa razón que aunque arriesguen sus vidas… ¡intentará por lo menos, cancelar la última barrera protectora! Recobrando un poco de fuerzas, se ha dirigido a toda velocidad hacia el cuerpo de su maestro para recoger la espada sagrada y destruir el gran sello en el piso, ya que esa ahora, se ha convertido en su última misión. A punto de llegar, la espada ha sido destruida sin dejar rastro alguno. Ha sido demasiado sencillo, Hades le comenta que ahora lo entiende, esa espada tenía el poder de anular su barrera protectora y si la hubieran utilizado, hubieran podido desaparecer la protección del Castillo, pero es una lástima… ya está hecha pedazos. Sin esperanzas ya, el guerrero se ha queda inmóvil bastante cerca de él, quien con un revés de su brazo lo ha mandado a volar de nuevo con una descarga de energía. El cuerpo de Shion ha caído con un ruido seco al costado de Yuzuriha que no se ha atrevido a atacar, petrificada por todas las cosas que acaban de suceder. Como si fuera un fantasma, Alone se ha desplazado en menos de segundo hasta colocarse frente a ella. Es el final… Su cuerpo casi no puede moverse, aunque ha vivido como un guerrero entrenada por su maestro, ahora es incapaz de hacer algo para defenderse. Todo se ha perdido y el enemigo ha levantado su brazo para exterminarla. Justo antes del ataque final, Shion se ha levantado para ponerse frente a ella. El golpe de Hades se ha convertido en un rayo gigantesco rayo de luz que ha comenzado a avanzar rápidamente hacia ellos. Ambos guerreros han cerrado los ojos, sin energías, esperando el final.




¡El ataque ha sido detenido! Dos caballeros han aparecido de la nada protegiéndolos de morir. Tenma y Dohko ayudados por el escudo de Libra ha logrado desviar el poder destructor del dios. Shion se ha encorvado por lo difícil que le es mantenerse en pie, incrédulo ha llamado a sus amigos sin explicarse la miraculosa llegada de ambos. Dohko se le ha acercado para ver en qué estado se encuentra y le comenta que le dijo a Sisyphus que tenía algo importante que hacer y se separó del grupo… ¡y también pudo encontrar a Tenma! Este último se ha alejado del grupo no teniendo ojos para nadie más que su ex amigo. Caminando sin prisa, ha pasado a su costado sin detenerse a mirarlo. Alone lo ha observado avanzar sin intentar bloquearle el paso. A pocos metros de distancia, Pegaso se ha arrodillado frente al cuerpo inerte del maestro, comprobando la el final de la trágica batalla de hace un rato. El rostro de Yuzuriha se ha llenado de lágrimas, a pesar de ser todos guerreros, no puede creer que su maestro también haya caído. Aunque permanece tranquilo, la ira ha comenzado a subir por el pecho a Tenma, se encuentra a punto de perder el control… Cerrando fuerte sus puños, le pregunta a Alone si fue él quien hizo eso… Una pequeña risa se ha escapado en dirección del dios. Ese ha sido gota que derramó el vaso y una vez más, Tenma no ha sabido controlarse. De pie frente a él, le ha dicho ¡que es un idiota, que no tiene nada de divertido lo que hizo! El ataque de Pegaso ni siquiera ha podido empezar, el dios se ha volteado hacia él, impidiéndoselo. Tan sólo le ha bastado una diminuta parte de su poder para lanzar a Pegaso hacia atrás. Sus amigos lo han llamado preocupados pero Tenma ha caído en pie dispuesto a seguir. Dispuesto a enfrentar al dios, a su ex amigo.

Alone lo ha llamado como Tenma de Pegaso y le ha preguntado quién es ese al que él llama Alone. De nada servirá llamarlo, porque aunque siga insistiendo, él ya está muerto. Ya no existe. Perturbado ante tal revelación, Tenma ha cerrado su puño para atacarlo. Furioso le pregunta que si es verdad que ya no existe, entones ¡¡quién diablos es él…!! El grito de dolor atrapado en su pecho ha salido con furia y Pegasus Ryu Sei Ken, con él…

¡Perdió todo rastro de su amigo! ¡Lanza su enfurecido golpe hacia el cruel dios!

Lost Canvas Resumen 92, Conclusión destinada

92.- CONCLUSIÓN DESTINADA


Hakurei irrumpe por su cuenta para cancelar la última barrera protectora del Castillo de Hades. Al llegar al salón central, se encuentra con Hypnos y con unos maltrechos Shion Y Yuzuriha. La batalla decisiva contra el dios del Sueño prosigue y Hakurei se encuentra listo para contraatacar.

¡La tenacidad de la anterior Guerra Santa, el momento de la revelación es ahora! ¡El deseo de… lo Guerreros!

El cosmos de Hakurei se ha elevado por todo lo alto, el poder que rodea su cuerpo es gigantesco, esa es la tenacidad de los humanos, su voluntad guiada por sus antiguos camaradas que vienen a ayudarlo en su última misión… Hypnos no ha dicho ninguna palabra, pero se ha quedado quieto, esperando el ataque del anciano. Ambos pupilos se han quedado algunos metros detrás observando con atención el desenlace, no quieren interrumpir a su maestro, pero al mismo tiempo, las expresiones en sus caras demuestran lo preocupados que están, como si quisieran correr a su lado para protegerlo… Hakurei los detiene con una orden y les pide que observen bien porque ofrecerá su vida para alcanzar esa técnica final. Porque ese es, el deber que continúo llevando sobre sus hombros por más de doscientos años.

La energía acumulada ha abierto un portal encima de él y de allí, han comenzado a salir numerosos rayos de luz, almas provenientes del poder del Sekishiki. Las almas ha tomado forma humana y todos sus compañeros muertos hace más de doscientos años han aparecido en el campo de batalla frente a él. Inclusive el alma de su hermano Sage, joven y vistiendo su armadura dorada de Cáncer, ha aparecido. ¡Todos están muertos pero el maestro ha logrado reunir los cosmos de las ardientes almas de sus camaradas de la anterior Guerra Santa!



Rodeados por la gran cantidad de combatientes reunidos, Shion y Yuzuriha han abierto grandes las bocas por el asombro. Se sienten perdidos, jamás se hubieran imaginando ver algo así, los han reconocido como los antiguos caballeros, compañeros de su maestro, pero no saben que como es que ese milagro se ha producido… ¡A menos que todo eso haya sido posible gracias al Sekishiki…! De la abertura, a unos metros en el aire, han continuado saliendo más y más almas, y ¡el ejército de Athena de la anterior Guerra Santa por fin se ha completado! Hypnos se ha mostrado indiferente ante semejante espectáculo y le indica al anciano que no debería ser tan ingenuo, que ni él ni ese montón de cadáveres incompetentes podrán derrotarlo. Ha sido suficiente, el dios ha terminado por ponerse de mal humor y ha levantado uno de sus brazos de manera amenazadora y ha terminado por gritarles a todos que ¡si desean que los conduzca de vuelta al mundo de los muertos sólo tendrán que pedírselo!

Todos los guerreros han retomado sus antiguas formas llevando encima las armaduras que vistieron en aquella época, todos bañados por una esplendida luz. Hakurei al frente de todos, le ha contestado al dios que está equivocado, ¡No podrá ganarles así de sencillo porque lo que está viendo es: La tenacidad de los humanos de hace más de doscientos años! Como si las palabras de su viejo amigo los hubieran motivado, cada una de las almas se ha juntado en el techo del salón formando una enorme esfera de energía, pura, una bola aún más grande que el meteorito que fabricó Hypnos momentos antes. Los guerreros se han fusionado, uniendo sus fuerzas y sus espíritus para ayudar a su compañero a derrotar al dios del Sueño de una vez por todas. Toda ha salido como estaba planeado, Hakurei ha terminado con los preparativos previos y se encuentra listo para lanzar su última técnica: ¡Sekishiki Tenryouha!

La enorme bola de energía se ha abalanzado contra Hypnos quien la ha esperado con gran seriedad. Elevando sus brazos hacia el aire la ha detenido para evitar que lo aplaste. La sonrisa le ha regresado al rostro, nunca dudo de sí mismo pero tampoco pensaba que sería tan fácil… tal como lo imaginó, ese es el pobre nivel que alcanzan los guerreros de la anterior Guerra Santa y por eso, ¡será muy fácil disolverlos a la nada! Por su lado, un incrédulo Hakurei, mantiene sus brazos hacia adelante tratando que la energía acumulada continúe avanzando, pero es inútil. El poder reunido es insuficiente contra un dios como él, pero si con ese poder todavía no es posible… entonces… ¡su propia alma se volverá uno con ellos! El cuerpo del maestro ha caído hacia atrás con un ruido seco, inconsciente. Su alma ha abandonado su cuerpo tomando el aspecto de cómo era hace más de doscientos años, un joven aguerrido portando encima la armadura de plata del Altar. El muchacho ha saltado con todas sus fuerzas y se ha perdido al interior de la enorme esfera junto a todos sus compañeros que lo esperaban. Atónito, Hypnos lo ha visto si poder dar crédito a sus ojos, el humano ha abandonado su propio cuerpo para incrementar el poder de su Sekishiki… ¡…! La inmensa esfera ha terminado por aplastarlo. Dentro de toda la energía acumulada, el joven ha salido, dándole el golpe final. El piso se ha destrozado al igual que parte del salón. La explosión ha terminado, las almas de sus compañeros han comenzado a desaparecer y antes de dejarlos partir, su joven líder les ha dicho, a ellos y a sus dos discípulos, que lo que acaban de ver es: ¡¡La tenacidad de los humanos!!

La victoria al final, la combinación de su propio poder con el de sus compañeros han terminado por derrotar a Hypnos. Parte de su armadura se quebrado, ha perdido y a pesar de eso está de buen humor, sonríe, lo felicita por haberlo conseguido, porque tal como lo imaginó, los humanos son unos estúpidos sin remedio… pero admirables.Ya no queda ni un hilo de luz en el salón, todos han desaparecido. El cuerpo humano de Hypnos ha caído, muerto, mientras dos hilos de luz se han dirigido al cuerpo del inconsciente maestro. Este ha abierto los ojos y se ha puesto de pie con la ayuda de sus pupilos. De la herida de su costado ha sacado una pequeña caja, ¡la urna sagrada de Athena! que la tenía escondida al interior de su cuerpo. Satisfecho, la sujeta entre sus manos, finalmente… Hypnos ha sido sellado. ¡Ambos dioses! Pero… al parecer aún no ha podido reunirse con sus camaradas… Con lágrimas en los ojos, Shion lo ha visto recoger su espada y avanzar. Ahora lo comprende mejor, eso es lo que es su maestro, el deseo de la anterior Guerra Santa… Por lo que su maestro Hakurei vivía… por el gran deseo que cargaba sobre sus hombros y que lo mantenía vivo. En el punto central del salón, Hakurei se ha situado dentro del símbolo que resguarda la última barrera protectora del Castillo, sabe que si la destruye con la espada sagrada de Athena, las tropas por fin, podrán atacar. Con eso desaparecerá la última protección del enemigo y su misión estará cumplida. ¡Por los niños de esa era! ¡¡Ahora es el momento!!

¡Sangre! Ninguno de los presentes ha logrado ver el ataque sorpresa. El cuerpo del maestro ha sido sacudido y quebrado desde el interior, la sangre le ha salido a chorros por la boca y otros lugares de su cuerpo. Sus ojos se tornado blancos por el terror y el guerrero que acababa de celebrar su más grande victoria, acaba de caer muerto frente a los ojos incrédulos de sus dos queridos discípulos. Yuzuriha ha lanzado un grito de angustia mientras que su compañero se ha quedado inmóvil a su lado, petrificado, con los ojos llorosos, y aterrado.

Al fin, el enemigo final se les ha aparecido. Mostrándose frente a ellos les comenta que al parecer, Hypnos no estaba calificado para derrotar a un simple humano, a pesar de que este se murió así de fácil. El cuerpo del maestro yace sin vida, rodeado por un charco de sangre, el recién llegado se ha sentado a su costado con una gran sonrisa, burlándose de los humanos. Al observarlo, Shion ha estallado en furia dispuesto a luchar. Jamás le perdonará lo que acaba de hacer, aunque tenga que dejar su vida para vengar a su maestro. Alone le ha sonreído al verlo en ese estado y le menciona que lo único realmente admirable allí, es la nivel de brillantez de la sangre.

¡¡Los sentimientos de la persona enterrados en la oscuridad, el arribo del despertado Hades!! ¡Alone ya no…!

miércoles, 6 de enero de 2010

Opening en Frances!




Les chevaliers du zodiaque



Des quatre coins de l'Univers
Quand triomphe le mal
Sans hésiter, ils partent en guerre
Pour un monde idéal

{Refrain:}
Les chevaliers du zodiaque
S'en vont toujours à l'attaque
En chantant une chanson bien haut
C'est la chanson des héros

Les chevaliers du zodiaque
Contre les forces démoniaques
Gardent toujours au fond de leur coeur
Le courage des vainqueurs

Ils n'ont jamais peur de personne
Et rien ne les effraie
Et lorsque l'heure du combat sonne
Tous, ils sont toujours prêts

{au Refrain}

Et quand un jour viendra enfin
L'heure de la victoire
Au royaume de tous les Saints
On chantera leur gloire

Refrain + 1/2 {au Refrain}

Lost Canvas Resumen 91, La tenacidad del Guerrero

91.- LA TENACIDAD DEL GUERRERO


El ejército de Athena espera las órdenes para poder atacar el Castillo de Hades. Hakurei se ha encontrado con el dios del Sueño Hypnos al interior, quien ha capturado y derrotado a sus pupilos Shion y Yuzuriha. Guiado por el rencor que le tiene al dios, Hakurei está dispuesto a librar la última de las batallas.

¡Sus dos amados pupilos heridos, súbitamente caen de las alturas cubiertos de sangre! ¡En su pecho vive la humillación de la anterior Guerra Santa y hoy su tenacidad estará a prueba!




Con un gran grito de desesperación, Hakurei ha llamado tanto a Shion como a Yuzuriha. Los pobres se han estrellado contra el suelo, llenos de heridas, inconscientes y maltrechos. Desafiante y divertido, Hypnos le dice que fue imprudencia la de esos dos insolentes el irrumpir al interior de la barrera del Castillo, en especial al de aquel sujeto Aries, que al parecer perseguía el mismo ideal que él. La atmosfera es pesada, el cuerpo dañado de Shion ha comenzado a moverse, poco a poco ha comenzado a recobrar el conocimiento. Su maestro se sorprende al verlo reaccionar y le grita que es un ¡¡idiota!! Que a pesar de que le dio la orden claramente a Sisyphus para que esperen sus instrucciones… ¡¿por qué lo hizo?! Shion enojado, se ha puesto de pie y le respondido que él es el idiota, siempre actuando sólo para su propia conveniencia… incluso en un momento así actuó de forma precipitada. Él también dejó Jamir hace varios años y lo hizo como un caballero, pero… ¡¡Por qué no le preguntó si quería morir a su lado!! Esta última frase la ha salido con toda su desesperación y sufrimiento, al final, lo único que quería era tener la oportunidad de luchar junto a su maestro, que le brindaran la oportunidad de poder elegir y morir a su lado si fuera necesario. Yuzuriha ha recobrado el conocimiento también y ha asentido a las palabras del “joven” Shion. La escena ha sido en extremo conmovedora, el maestro les ha puesto una mano en la cabeza de cada uno y los ha llamado “niños tontos”, porque ese no es su propósito en la vida, ellos tienen que vivir y continuar.

Un poco más allá, Hypnos no ha podido evitar aplaudirlo por esas palabras, parte en burla parte porque acepta sus palabras y les dice a ellos, humanos, que pueden llegar a ser seres fascinantes. Por otro lado, es patético también. Ellos, cuyo poder es arrebatado debido a la barrera y aún así… esos dos han decidido pelear por él. Porque si así lo han decido… él cumplirá con sus deseos y los eliminará a todos juntos. Su poderoso cosmos se ha extendido por el salón haciéndolo desaparecer, el suelo ha desaparecido, el Castillo, todo… Sus cuerpos han sido trasladados a otro lugar, en pleno aire frente a unas gélidas montañas. Esta es la técnica de Hypnos: ¡Encounter Another Field! ¡Donde los sueños que les brinda son fantasías que se convierten en realidad!

Los cuerpos de los guerreros han comenzado a caer, el poder del dios le ha dado la sensación de estar a una altitud de diez mil metros. La caída ha parecido eterna, y al final, sus pesados cuerpos se han estrellado después de varios segundos de agonía. El impacto ha sido catastrófico y al despertar se han hallado en el medio del salón. Con los ojos cerrados por la poca resistencia que les brindan, Hypnos los ha calificado de “frágiles” con un tono despectivo. Hakurei se ha puesto en pie con algo de dificultad, el dolor no existe, sólo su valor y su determinación. Irritado y ansioso por luchar, le responde al dios que lo último que ellos podrían ser, es ser frágiles. A pesar de la tensión proveniente del humano, el dios no ha dejado de mostrarse tranquilo, la confianza siempre al tope, no tiene nada que temer sobre de ese anciano… que sólo continúa viviendo para poder vengarse por la anterior Guerra Santa, porque sin importar cuantas veces fuerce su cuerpo y su mente con esa tenacidad que dice llevar, no podrá proteger a sus seres queridos de un dios… ¡¡Frente al arrollador poder de un dios como él!!

Hypno se ha elevado por los aires, su aplastante cosmos se ha vuelto a extender por todo el lugar, el techo del salón ha desaparecido dando paso a un hermoso cielo estrellado. Con los brazos extendidos hacia arriba, ha creado una gigantesca bola, una esfera de unos veinte metros de diámetro, una roca… no, un enorme meteorito fabricado con su poder. La expresión del maestro se ha tornado inestable, el horror, la duda y el miedo han ocupado el espacio donde estaba toda su determinación. El dios ha levantado una de sus manos como advertencia de que está a punto de atacar, pero antes le comenta que si desea que muestre indulgencia por sus discípulos dejándolos ir, lo podría hacer… Desde el inicio, él ha mostrado su descontento por los conflictos innecesarios aunque el señor Hades buscara la manera de terminar con sus insignificantes vidas… ¡Pero si en verdad desea salvar a sus discípulos, tendrá que reverenciarlo! ¡Abandonar esa espada, a sus pupilos y rendirse hasta que la Tierra sea restablecida en la dirección que la voluntad de señor hades elija!

El guerrero no está dispuesto a darse por vencido, a pesar de la situación, el tiene una promesa que cumplir con su hermano y no bajará los brazos, aunque sea un dios, aunque el mundo se le venga encima, cumplirá el su último de sus deseos, con el deseo y la voluntad de su hermano menor… y vencerá. Justo en ese momento, Shion se ha levantado y lo ha tomado por el brazo diciéndole que sellar a los dioses gemelos ha sido la voluntad de los guerreros de la anterior Guerra Santa, y esa es la carga que él ha estado llevando durante todo ese tiempo… y por eso no se puede rendir, por qué si no, ¡Donde quedaría su motivo para seguir viviendo!

Sorprendido, Hakurei lo ha escuchado perplejo sin saber cómo responderle. Por su parte, Yuzuriha también sea puesto de pie, decidida y valiente le ha dicho que el joven Shion tiene razón… porque hasta ese día, él les ha enseñado sobre el corazón del guerrero y antes de ser un obstáculo… ¡¡Preferirían morir!! Esta última frase la han pronunciado ambos al mismo tiempo colocándose frente a su maestro para protegerlo. Sus cuerpos están al límite de sus fuerzas y sus heridas cubren el integro de sus maltrechos cuerpos, pero no lo abandonarán y vencerán, porque huir no es una alternativa, preferirían quedarse y sacrificar sus vidas a dejarlo a sólo. Hakurei los ha escuchado con seriedad, no les ha respondido porque esta vez lo ha comprendido y les dejará la opción de elegir.

Satisfecho, Hypnos le comenta que el corazón de sus discípulos tomó la decisión por lo que morirán juntos. El enorme meteorito ha sido lanzado por el dios. Su poder es enorme, alrededor de la bola, el fuego se ha acumulado y está a punto de chocar contra los humanos. El maestro se encuentra fuera de sí, no puede ser el final, no dejará que más vidas se sacrifiquen frente a él. Lleno de ira, su poder se ha elevado de una manera increíble recibiendo el meteorito con la palma de sus manos. Un atónito Shion, no ha podido salir de su asombro al ver como su maestro ha contenido semejante poder. Hakurei ha sacado la cara por tus sus camaradas que perdieron la vida, su cosmos se ha incrementado a un nivel superior, el ataque del dios ha sido rechazado y la enorme esfera se ha desintegrado en sus palmas tras una espectacular explosión y ha regado sus pequeños pedazos como lluvia, por el salón central del Castillo. Todos están sorprendidos, sus discípulos boquiabiertos no dan crédito a sus ojos, mientras que Hypnos lo observa con curiosidad. Hakurei no ha salido de su trance, enojado como nunca antes, se encuentra cubierto por su propia energía. La batalla no ha terminado y le pregunta tanto a sus discípulos como a Hypnos que a dónde quieren llegar con todas esa reclamaciones… ¡Desde un principio no tenía la intención de retroceder! ¡¡Ni de dejar que ninguno de ellos muriera!!

Debido a la presión de hace unos momentos, los vendajes que llevaba en el abdomen se han roto dejando al descubierto una profunda herida en el costado. La sangre ha comenzado a chorrearle y un asustado Shion le ha dicho que eso que tiene allí es ¡Kagebara*! Ha sido suficiente, Hakurei ya no está dispuesto a discutir, les ha gritado “¡¡mocosos!!” ha esos dos y les ha dicho que tiene toda la vida por delante y no deberían ser impertinentes al busca acelerar la muerte. Su cosmos se encuentra al máximo, su poder emana de su cuerpo arropándolo con su propia energía, la última de las técnicas está a punto de ser invocada y las almas están a punto de aparecer gracias al Sekishiki. Sin voltear a verlos, sus últimas palabras para ellos son que si desean arriesgar sus vidas… ¡¡Mejor vivan y alcancen un futuro que valga la pena!!

¡La tenacidad del guerrero, ahora es el momento…!

*Kagebara: Seppuku o Harakiri “sombra de estomago”. Luego de que la persona realiza el Seppuku (ritual de suicidio mediante una cortada horizontal sobre el vientre), esconde su herida bajo sus propias vestimentas.

martes, 5 de enero de 2010

Lost Canvas Resumen 90, Destino una vez más

90.- DESTINO UNA VEZ MÁS


Ha iniciado la invasión al Castillo de Hades al que sólo le resta la última barrera protectora, pero una vez que el ejército de Athena se encuentra cerca de su objetivo, Sisyphus de Sagitario les ordena esperar instrucciones por decisión del Patriarca.

¡El Castillo de Hades frente a sus ojos! La orden de esperar instrucciones es dada a todo el ejército de Athena!

Algunos soldados han decidido sentarse entre las rocas, otros esperan parados las instrucciones finales que les permitan cumplir con su ideal y derrotar a Hades. Pero no todos se encuentran satisfechos con dichas órdenes, un impaciente Dohko se ha acercado a Sisyphus para increparle los nuevos planes. Ante su mirada pasiva, este le dice que al final de cuentas, sólo llegaron hasta allí para esperar… ¡y él no está de acuerdo con eso! La barrera protectora que rodea el Castillo es la última… ¡y él no le teme a dicha barrera…! No muy lejos, una impasible y calmada voz le ha respondido que no es por eso que continúan esperando… o es que acaso pretende enviar a todo el ejército a un muerte segura…


Dégel de Acuario se le ha acercado, dejando el libro que estaba leyendo, para advertirle a su temerario compañero los riesgos de penetrar al Castillo en esos momentos. Ante la mirada atónita de Dohko, Dégel les cuenta que en las Guerras Santas anteriores, la barrera protectora de Hades sólo infligió dolor al ejército de Athena. Con ellos, caballeros dorados, no habrá mucho problema… pero tienen que tener en cuenta que la mayoría de su ejército lo componen caballeros de Plata, de Bronce y soldados ordinarios, y su poder se reduciría a una décima parte. ¡Ante uno de los tres Jueces… no, ante un solo espectro, sus compañeros serían como bebés y cientos de ellos serían aniquilados! Girando su cabeza en dirección a Sisyphus, le pregunta si las órdenes del Patriarca de esperar el momento indicado fueron justamente para esperar la anulación de la barrera… porque si es así, alguien ya debe haber ingresado por su cuenta al castillo. Decidido, le pregunta también que de quién fue la idea, porque parece una estrategia demasiado agresiva para provenir del Patriarca Sage. Dohko lo ha escuchado atentamente, arrepentido por haberse dejado llevar hace unos instantes, ha puesto una cara de asombro cada vez más notoria tras cada palabra de su compañero. Sisyphus ha dudado por un segundo en responder y al final les ha dicho que el Patriarca fue quien llegó a esa solución. Dégel no ha caído en la trampa y se ha puesto frente a Sisyphus dispuesto a que le revelen la verdad, ya que él, sólo tiene una persona en mente que puede estar detrás de todo eso… Viéndose acorralado, el interesado ha terminado por contarles la verdad. Esa persona es el señor Hakurei y es él quien los ha estado dirigiendo utilizando el cargo del Patriarca.

Dohko ha reaccionado abriendo grandes la boca y sus ojos, la incredulidad lo ha transformado, dejándolo perplejo en su sitio. Dégel por su lado, ha asentido como si en vez de que le contaran algo, se lo hubieran pregunta a él. Sin nada más que ocultarles, Sisyphus les explica que han mantenido el secreto del deceso del señor Sage para evitar que las tropas caigan abatidas, mientras el señor Hakurei los dirige desde detrás del escenario. Su interlocutor asiente y le comenta que esa persona está calificada para hacerlo, pero que no debió actuar él sólo… El trío de caballeros dorados ha girado sus cabezas al mismo tiempo en dirección del Castillo. Su líder temporal, Sagitario, les dice que ¡él también tiene la voluntad para llevar a cabo su objetivo! Sin embargo, esperarán el momento en que quede anulada la barrera para poder atacar, y también confiarán en los deseos del señor Hakurei y del señor Sage… Porque ahora, sólo les que queda creer en ellos…

Castillo de Hades:

Hakurei ha penetrado en el Castillo, haciendo trizas a sus pobres defensas. Los soldados negros han caído uno tras otro sin saber que les pasó. El resto del pelotón se ha reunido para esperar al intruso ya que individualmente no tienen posibilidades. El maestro ha llegado frente a ellos y burlándose de la torpe resistencia que le aun le ponen, les grita que al parecer no tendrá ningún inconveniente en llegar a su meta. Los solados han detenido sus ataques, la duda los ha invadido, no comprenden por qué a ese anciano no le afecta la barrera protectora. Sonriendo satisfecho, Hakurei les indica que su cuerpo nunca se había sentido tan ligero, provocando así, la ira de todos. El grupo de enemigos lo ha atacado con todas sus fuerzas. El resultado hubiera resultado el mismo sin importar que, los golpes del maestro han comenzado a derribarlos a todos. Cráneos destrozados, protecciones rotas, soldados perplejos que se preguntan de dónde saca semejante poder… Los puños, patadas y golpes de espada han salido en todas las direcciones, los soldados van cayendo uno tras otro, sus palabras no pueden hacerle nada, mucho menos obstruirle su camino… ¡Él, ya está preparado!

Tras la masacre de hace un momento, Hakurei continúa con su camino por el Castillo hasta llegar a una gran puerta doble. Examinándola se da cuenta que ese debe ser el centro del lugar, y procede a empujarla. El interior es oscuro, una incómoda y pesada atmósfera llena el lugar, sin lugar a dudas esa debe ser la parte central de la barrera protectora. Al centro mismo del enorme salón se encuentra dibujado en el piso, un enorme círculo con una estrella en medio, ese el sello que fortalece la barrera, y si el maestro la perfora con la espada sagrada de Athena que le fue dada en la anterior Guerra Santa, será capaz de anular la protección y, su ejército, al fin, podrá avanzar. Listo para terminar con su misión, ya no hay nada que le bloquee el paso… hasta que una sombra detrás de él le pregunta si esa espada es la que fue bañada con la sangre de Athena, siglos atrás.




Hypnos ha aparecido detrás del maestro, confiado, tranquilo y satisfecho. Su adversario se ha quedado plantado en su lugar, intentando salir de su asombro, mientras que el dios le ha dado la espalda, comprendiendo que gracias a la protección divina de esa espada es que la barrera del Castillo no le ha afectado. Tal como lo había imaginado… los humanos son seres interesantes. Pera espera que no intente blandir esa inútil espada frente a un dios como él, eso sería más que un suicidio. La tensión ha subido de golpe, la última batalla está a punto de comenzar, Hakurei ha cerrado fuertemente sus dientes y lleno de rencor contenido, ha gritado el nombre del dios, satisfecho en el fondo de su ser de que por fin se hayan encontrado. Hypnos lo reconoce como un sobreviviente de la anterior Guerra Santa, ve en él la tenacidad de los hermanos con la que lograron sellar a Thanatos. Ahora esto se ha convertido en una especie de juego para él. Maravillado, el dios le comenta que será un honor que acepte sus respetos… a él le cautiva el corazón de los humanos como ellos, cuyas almas se tornan de diferentes matices en todos momento, un matiz para el amor, para los sentimientos, ¡para lo imperfecto! ¡Debilidad! ¡Fragilidad!

En el oscuro techo del salón, Hakurei ha desviado su atención hacia dos pequeñas figuras flotando bastante alto. Después de un momento, estas han comenzado a caer lentamente. ¡Imposible! Inconscientes, Shion y Yuzuriha, cubiertos de heridas, se han estrellado brutalmente contra el resplandeciente suelo. Su maestro ha gritado impotente, asustado y extremadamente preocupado. En menos de un segundo ha llegado hasta ellos y los ha tomado a ambos, con uno de sus brazos, verificando que aún estén con vida. Furioso, ha levantado la cabeza buscando al culpable, a su enemigo de más de doscientos años. Hypnos por su parte le dice que el peor de los matices que pueden mostrar, ellos, los humanos, ¡¡es para la estupidez de desafiar a los dioses!! Así que ya es hora de que le muestre toda la tenacidad que guarda en él, porque si resulta ser algo aburrido, acabará con él enseguida.




¡Hakurei arde en furia por las heridas de sus dos amados pupilos! ¡Cada vez más cerca de la batalla destinada!

lunes, 4 de enero de 2010

Los Simpsons en Saint Seiya

Saint Seiya se encuentra en todo el mundo y ahora, para probarlo, después del opening de Saint Transformers, ahora les dejo a los Simpsons como santos de Athena.









domingo, 3 de enero de 2010

Lost Canvas Resumen 89, Marchando al frente con determinación

89.- MARCHANDO AL FRENTE CON DETERMINACIÓN


Actuando como el Patriarca, Hakurei anuncia a todo el ejército del Santuario la invasión al castillo de Hades al cual le resta la última barrera protectora. En el reino de los Sueños y con la ayuda de Hypnos, el emperador del Inframundo Hades, ha despertado completamente.

¡En la cámara del Patriarca, Hakurei lleva a cabo los preparativos para el momento de la batalla decisiva! ¡Con el deseo de los lazos de hermanos del fallecido Patriarca Sage en su pecho, se dirige hacia el lugar de la batalla…!


Templo del Patriarca:

La túnica y el casco han sido doblados y dejados con precaución en el trono, a su costado, la caja de la armadura del Altar reposa tranquilamente. El maestro se encuentra listo para la batalla, con la espada sagrada en una mano y terminando de ajustarse los vendajes a la altura del abdomen. Dándole una última mirada al trono del Patriarca, le dice a su hermano menor que es hora de ir. En la anterior Guerra Santa, sus compañeros sólo fueron un juego para esos dos dioses pero ¡de ninguna manera dejará que los jóvenes de ahora lo sean! Él logró sellar al dios de la muerte Thanatos y ahora sólo resta el dios del Sueño Hypnos y al final… ¡el mayor deseo de ambos se cumplirá frente a sus ojos! ¡¡Los dos dioses quedarán sellados a toda costa!! Una voz detrás de él lo ha distraído de sus pensamientos, el recién llegado le ha dicho de manera indiferente que como lo imaginó, aún no se ha marchado.

Shion de Aries ha entrado a la recamara del Patriarca y se ha dirigido al anciano como su Maestro Hakurei. Ofuscado, se le ha acercado con cierta prisa. Al verlo con esa actitud, Hakurei le ha preguntado si es que ha pasado algo, que por qué tiene esa expresión. Ignorando la pregunta, Shion le increpa que todo el ejército del Santuario se ha reunido en el Coliseo para la invasión al Castillo de Hades y creyó que como suplente del Patriarca, él estaría al frente de todos como es lo usual… Un silencio embarazoso se ha puesto entre ellos, el maestro ha cruzado los brazos y ha hecho una mueca sin gracia mirando hacia otro lado, un poco incómodo por la manera en que lo están acusando. Al no obtener respuesta, Shion le dice que en lugar de estar afuera con lo demás, se ha quitado la vestimenta del Patriarca… y le pregunta a dónde es que tiene planeado ir. Al darse cuenta que su Maestro no está dispuesto a darle ninguna respuesta, le dice que debería honrar a su hermano Sage y guiar personalmente a las tropas, pero en vez de eso es un egoísta que… Hakurei de mal humor lo manda a callar, le contesta que ya ha dado sus órdenes y Sisyphus será la persona que guié el ataque y por eso se está ocupando de otras cosas por el momento. Shion no ha podido controlarse y ambos han comenzado a discutir, el primero le grita que ¡todo eso es otra prueba de su egoísmo porque él siempre fue así! A lo que el maestro le contesta, acalorado, que lo que está haciendo ¡no es algo que un mocoso como él pueda entender! Que debería callarse de una buena vez y escucharlo. Ya más calmado, le pregunta si alguna vez una de sus acciones han sido contra el Santuario. Esta pregunta ha tomado frio al joven Shion que se ha quedado callado, el enfado se le ha pasado y todo lo que tenía en mente se le ha borrado. Hakurei le ha dado la espalda y lentamente ha comenzado a alejarse del templo, no si antes decirle que mientras pierde el tiempo entrometiéndose en los asuntos de un viejo, él mismo se adelantará hacia la Guerra Santa… para que pueda vivir… Shion ha volteado bruscamente y de un grito suplicante ha llamado a su maestro, pero es demasiado tarde, este ha desaparecido para cumplir con su misión.

Coliseo del Santuario:

El lugar se encuentra lleno de guerreros, caballeros dorados, caballeros de plata, caballero de bronce y soldados, todos con un solo propósito: Derrotar al ejército de Hades. Sisyphus, el general del ejército de Athena alista las tropas, ¡¡ha llegado el momento!! Y con su potente voz les indica que atacarán al enemigo con todas sus fuerzas. ¡El enemigo se encuentra en Italia y ya no perderán más tiempo! Dohko curioso, le ha preguntado de qué manera podrán trasladarse hasta allá. Confiado, Sisyphus le dice que no se preocupe porque el orgullo del señor Hakurei, su hijo, Atla, que posee la capacidad superior de la telequinesia, podrá trasladarlos a todos sin ningún problema. El niño se ha aparecido entre ellos sin previo aviso, inclusive los caballeros dorados lo han mirado sorprendido. Dohko se pregunta si ese niño realmente será capaz de hacer algo así… El pequeño ha cerrado los ojos y ha concentrado su poder en la palma de sus manos. Los rayos de energía han salido disparados por todo el coliseo, los soldados han levantado sus brazos, la luz ha terminado por envolverlos a todos y han desaparecidos, listos ¡para la batalla decisiva!

Castillo de Hades (afueras):

El castillo se encuentra frente a ellos, la tele transportación ha sido un éxito, ahora sólo les queda dar lo mejor de ellos. Sisyphus les comenta que aún queda en pie la última barrera protectora y al entrar en contacto con ella, sus poderes descenderán a una décima parte… Hades se encuentra en lo más profundo del Castillo y tendrán que llegar a él para derrotarlo, así que todos deben estar preparados. ¡No dejarán que las muertes de aquellos que se les adelantaron hayan sido en vano! Dohko ha intervenido también, les dice a las tropas que la barrera protectora no los hará dudar, tampoco la muerte de sus camaradas, porque ¡sólo tienen un objetivo! Las tropas han recibido sus palabras con los brazos levantados, dispuestos a gritar su aprobación, pero la voz de Sisyphus los ha interrumpido y los ha hecho callar. Nadie deberá actuar por el momento, deberán esperar sus órdenes, inclusive los caballeros dorados. Decidido, los manda a todos a que regresen a sus posiciones y que esperen sus órdenes, sin excepción, hasta que sea el momento indicado, porque tal es la voluntad del Patriarca. Dohko y los demás se han quedado sorprendidos pero no se han atrevido a contradecirlo. Sin nada más que hacer por el momento, cada uno ha tomado su posición para esperar…

Arriba, lejos, en la cima de la extraña montaña rocosa, los soldados negros han salido al ver al ejército enemigo agruparse a lo lejos. Riéndose, se dicen que esos sujetos son en verdad bastante estúpidos. De repente, ven hacia abajo, asombrados, como un extraño encapuchado se les acerca a gran paso. Con gran velocidad, el extraño ha llegado frente a ellos y confiado le has pedido que sean amables y alineen sus cuellos para ser exterminados. Los soldados negros, indignados, se han puesto a gruñir por el fastidio. Uno le ha preguntado con incomodidad si es que es un caballero, otro se ha burlado al verlo llegar sólo, pero un tercero le ha gritado que es un idiota, y se ha lanzado a atacarlo.

Con gran habilidad, Hakurei lo ha despachado con un certero golpe de espada. Asombrados ante el anciano, todos se han tomado sus armas y se han unidos para atacarlo en grupo. Hakurei se ha puesto una mano en la cintura, ofendido. Al parecer esos sujetos no tienen el suficiente respeto por los viejos pero… ¡¡la edad no lo es todo!! Los golpes han salido disparados por doquier, cascos rotos, figuras ensangrentadas, soldados inconscientes, en tan sólo unos segundos, el maestro los ha hecho añicos. Con burla, los mira por última vez, comentando que las tropas de Hades han perdido su calidad en los últimos tiempos… pero bueno, no podrá decir nada hasta que haya entrado. Relajado y de buen humor, Hakurei ha llegado frente a la entrada del Castillo del enemigo y presiente que la diversión está por llegar.

Por el Santuario y sus contemporáneos, ¡Hakurei se introduce en el Castillo de Hades!

Lost Canvas Resumen 88, Maldad

88.- MALDAD


La flecha de Sagitario envuelta con el poder de Athena ha salido del Santuario. Elcid ha partido la flecha dorada en cuatro partes para destruir las cuatro almas de los dioses del sueño. Antes de morir, Oneiros ha querido llevarse consigo el alma de Pegaso pero Elcid lo ha impedido sacrificando su propia vida.

¡Confinado en el reino de los sueños, Hades pinta el “Lost Canvas”! ¿Cuál es el interés de Hypnos…?


Mukai:

En lo más profundo del Reino de los Sueños, en un lugar inaccesible para un humano, Hypnos ha llegado para darle una visita a su señor Hades. Frente a él, oculto desde hace un tiempo, Alone lo observa desde el interior de su estudio, de su prisión… Hypnos le menciona que su barrera de los sueños sobre el Castillo ha sido disuelta y ahora se encuentran expuestos al ataque del enemigo pero… antes que nada, le pregunta cómo la ha pasado durante ese tiempo, a su gobernante, a su señor Hades, emperador del Inframundo. Alone voltea, indiferente, y al darse cuenta de su presencia continua pintando. Alrededor de su prisión, figuras de ángeles y nubes han llenado la estancia, el “Lost Canvas” ha crecido a un paso acelerado durante el tiempo de su encierro. Hypnos le sonríe y le pregunta sobre las comodidades que le ha estado brindando su Reino de los Sueños… sin obtener respuesta, lo felicita por haber avanzado tanto con el “Lost Canvas”, porque gracias a eso, su ideal se encuentra cada vez más cerca. Sin prestarle gran atención, Alone le responde que esa es la Era de la salvación hecha del silencio y de la muerte, sin hambre ni enfermedades, incluso sin pobreza. De la mezcla de todos los colores nacerá el mundo de la oscuridad y hará todo lo posible para lograrlo, sin importa que, ya que ese es su destino, la razón porque la se encuentra allí. ¡Y nadie podrá impedírselo, ni siquiera un dios, aunque asesine a todos sus seres queridos!

Fastidiado y sin ganas, Alone prosigue con sus dibujos, haciendo de cuenta como si no hubiera nadie más con él. Hypnos lo mira fijamente a través de los barrotes y le dice que actúa como un bondadoso emperador del Inframundo… pero está bien, después de todo ese es su sagrado trabajo y esa es una actuación posible gracias al poder de un dios, un poder que no está más allá que el de los humanos. Por primera vez, Alone ha dejado su trabajo y ha volteado sorprendido, asustado, como si alguien le estuviera revelando la verdadera naturaleza de su ser que con tanto esfuerzo ha tratado de disimular. Son dos personas que chocan en su interior y la duda ha habitado en él desde el primer día que comenzó a utilizar ese cuerpo. Confundido, le pregunta a Hypnos que es lo que está diciendo… Este le contesta que después de las masacres que ejecutó con su inmenso poder, se sigue viendo a sí mismo como una santa víctima de su propia tragedia, que no encuentra diversión en todo eso, pero... Hypnos satisfecho le comenta que a pesar de todo, se está riendo… Alone. Desde el interior de su prisión, una enorme sonrisa llena de malicia se ha formado en su boca, una mueca espeluznante que casi desfigura su rostro, Hades ha reaccionado ante el tema de las masacres que el mismo ocasionó, de las maldades que cometió. Sorprendido, se ha llevado una mano hacia la boca, su verdadero ser por fin se ha mostrado y ya no es capaz de controlarlo. Aterrado ante tal descubrimiento, retrocede de un paso y se aleja del dios. Aprovechando su desconcierto y la duda, Hypnos le ha gritado que nunca había visto ¡un humano tan malvado como él! Con esa reputación de humano, él ha estado manipulando el ejército del Inframundo, a su familia de los Sueños y el destino de la Guerra Santa y después de todo eso, acaso sigue creyendo que esa es su sagrada misión… Pues se equivoca, ¡¡todo eso es por maldad!! Aterrado, Alone repite la palabra con un hilo de voz: maldad… Así es le responde el dios del Sueño, ¡porque él es un humano maligno!

Eso ha sido la gota que rebalsó el vaso, el cuerpo de Alone ha reaccionado, del medallón en forma de estrella ha salido una brillante luz, su prisión ha volado en mil pedazos producto de su enorme poder. El aura del emperador del Infierno ha aparecido detrás de él, ya no es el mismo dios, su poder se ha multiplicado varias veces, el humano Alone que aún habitaba en su corazón ha desaparecido. Por fin, Hades ha despertado completamente. Hypnos se ha arrodillado frente su gobernante y con mucho respeto le ha dicho que lo ha estado esperando con ansias. Una sonrisa se le ha dibujado en el rostro, su plan ha salido a la perfección y ahora su ejército tiene un líder nuevamente. Alone desciende lentamente con todo el poder envolviéndolo y le da la razón, porque él es Hades, el emperador del Inframundo y ahora es el momento de dar la bienvenida al ejército de Athena y de llevar la Guerra Santa a una conclusión. Ese era su destino desde el comienzo, llenar la Tierra con las tinieblas ¡¡PORQUE LA MUERTE NO ES LA SALVACIÓN, ES UNA CONDENA!! Y cubrirán a la Tierra con la oscura noche.



Santuario –Star Hill-:

Star Hill, el templo situado cerca a las estrellas, lugar donde sólo el Patriarca tiene la autorización de estar, donde se guardan los más preciados secretos del Santuario al igual que su historia; donde el Patriarca puede leer las estrellas para aprender sobre el futuro de la Guerra Santa y de Athena. Hakurei vestido con las ropas del Patriarca se encuentra en ese lugar. Satisfecho y de buen humor, recuerda a su hermano y piensa en la cantidad de noches que se las habrá pasado allí, leyendo las estrellas por el bien de todos. Se siente muy orgulloso de él, su hermano Sage que fue el Patriarca del Santuario por más de doscientos años y que lo amo hasta su último momento. Mirando su casco, le pide que perdone a su hermano mayor por no haber sido capaz de volverse más fuerte… Ha salido el sol y a pesar de sus recuerdos, el maestro mantiene sus ánimos al tope, ¡él tampoco ha perdido los sentimientos que lo unen al Santuario! De esa tierra donde combatió a su lado. Colocándose el caso, le pide a Sage que lo observe, al guerrero que nace en el Santuario ¡Y quien es su hermano mayor!: ¡¡Hakurei del Altar, quien realizará su última tarea!!

Desde Star Hill, su potente voz ha resonado por todo el Santuario, guerreros, aprendices, Teneo y Saro, Dohko de Libra, Shion de Aries, Leo, Escorpio, Acuario, soldados, la gente del pueblo de Rodorio, inclusive Athena que se encontraba con Sisyphus han volteado para escucharlo atentamente. Haciéndose pasar por el Patriarca, Hakurei se dirige a todos como “Guerreros del Santuario” y procede a informarles que ¡finalmente ha llegado el momento de la batalla decisiva! Las dos barreras protectoras que rodeaban el castillo de Hades han colapsado, la base central del enemigo está desprotegida. Manigoldo de Cáncer, Elcid de Capricornio y otros guerreros han muerto. ¡¡Y esa oportunidad es el camino creado por la sangre que ofrecieron todos sus camaradas!! Aldebarán de Tauro, Asmita de Virgo, Albafica de Piscis, ¡¡Ellos, los caballeros dorados más fuertes, han sucumbido a esa batalla… pero…!! ¡No es hora de temer! Porque su fortaleza es el cosmos y esa es la fortaleza de todos sus deseos. Por Athena, por la Tierra, por sus hermanos de la siguiente generación ¡Avancen!



Todo el ejército ha levantado los brazos, desde abajo se escuchan los gritos y vítores: ¡Viva el Patriarca Sage! ¡Viva Athena! La moral de las tropas se encuentra en su tope, los guerreros están listos. Sacándose el casco del Patriarca, Hakurei mira hacia abajo y le comenta a su hermano que son unas personas de buen corazón… es como si estuvieran al lado de sus propios camaradas de hace más de doscientos años. Sin nada más que decir, el maestro toma la espada sagrada de Athena entre sus manos, listo para librar su última batalla. Ya no puede esperar más para entrar en acción, ¡la sangre de sus venas hierve por la emoción!

¡El ejército de Athena, el momento de la batalla decisiva!

viernes, 1 de enero de 2010

Nueva version de OVA 8, ¡Gran calidad!









Myth Cloth 2006 part 2 (Ban, Aicos, Orfeo)

Abril 2006, Ban de León Menor:









Mayo 2006, Aicos de Garuda:









Junio 2006, Orfeo de Lira:







Feliz Año 2010!!!

En este nuevo año 2010, les deseo grandes éxitos y que todas sus metas se cumplan. Con mucho cariño les envio un fuerte abrazo y sigan en su blog The Lost Canvas que les traera grandes sorpresas en este nuevo año lleno de cosmos!